Noticias de interes

MARTES

14

Nov...

Protección de bosques

Cuenca del río Teusacá enfrenta una posible sequía

La deforestación intensiva que se ha presentado en las últimas décadas en la cuenca del río Teusacá, la falta de acciones colectivas dirigidas a su recuperación y el aumento de la ganadería en los siete municipios que integran la zona, así como una parte rural de Bogotá, son algunas de las acciones que hoy tienen en crisis hídrica a la cuenca del afluente hídrico.

 

Así lo reveló un estudio presentado por la consultora Asesoría Sanitaria y Ambiental S.A.S., que fue contratado por el acueducto Progresar E.S.P., que tiene afiliados más de 6.300 usuarios en los siete municipios. 

 

Según explicó Enrique Baena, gerente del acueducto, la preocupación por el estado de las quebradas que nutren al río Teusacá los llevó a querer analizar la calidad de agua que se consume en la cuenca, a raíz de las afectaciones que se presentaron el año pasado, durante el fenómeno del niño.

 

Algunos de estos riachuelos se secaron, como no había sucedido en otras temporadas de sequía, y a esto se suma el estado ambiental de algunos riachuelos, que fue revelado en el análisis elaborado.

 

“Se evidenció la falta de cubrimiento vegetal en la cuenca, pues hay una escasa protección en la zona, porque seguramente muchas personas esperan que el ganado acceda a beber agua del río Teusacá”, indicó Baena.

 

El problema de la deforestación de la cuenca se relaciona directamente con la disminución de los niveles de los afluentes hídricos que la alimentan, así como con la escasez en el suministro de agua que se presenta en algunas veredas de los municipios de Sopó y Guasca, ubicados en la zona baja de la cuenca, y en la ruralidad de La Calera, que está situada en la parte media.

 

Estos territorios, en donde se disminuye la oferta de líquido vital, presentan pocas coberturas naturales. Es el caso de la cuenca baja, en donde las especies vegetales solo corresponden al 4 por ciento de terreno. En la cuenca media, el porcentaje es de 33,5 por ciento.

 

En los últimos años

 

Para Laura Holguín, bióloga de la Universidad Nacional y quien ahora es la embajadora de la Gran Cuenca del Río Teusacá, un proceso ciudadano que busca impulsar iniciativas para recuperar el afluente hídrico, el problema de la deforestación es preocupante.

 

“Durante décadas se realizó explotación de madera en la zona, lo que hizo que especies de árboles nativos se retiraran de la cuenca. Además, con las construcciones que se hicieron en zonas aledañas y el desarrollo industrial se incrementó la demanda de agua del río”, señaló Holguín.

 

Según información del estudio, en los últimos 25 años el Teusacá ha perdido más del 25 por ciento de cobertura vegetal, de los 377,8 kilómetros cuadrados a los que corresponde la cuenca. Sin embargo, la instalación de pastos y cultivos en inmediaciones al río aumentó en un 11,6 por ciento, lo que deterioró el afluente.

 

A mejorar la gobernanza

 

Para Holguín, una de las acciones que se deben emprender para mejorar los caudales del afluente es la articulación de iniciativas ciudadanas y de los municipios para implementar planes de reforestación, entre otros.

 

En Guasca, en las dos veredas por las que pasa el afluente se ubican predios privados. “Allí no podemos hacer intervención, pero Corpoguavio vigila que se respete la franja de retiro; es decir, 30 metros a partir del afluente, en donde no se pueden realizar construcciones ni otras actividades”, relató Leidy Venegas, jefa de la Oficina de Planeación de Guasca.

 

En Sopó, por su parte, el secretario de Ambiente, Paulo Prieto, explicó que se contemplan acciones de vigilancia en la zona de la cuenca que atraviesa al municipio para protegerla.

 

“Este año hemos realizado operativos donde se han sancionado ocho predios, aproximadamente, por captación ilegal de agua. Además, en el Plan de Desarrollo se contempla la adecuación de 2,5 kilómetros de quebradas y afluentes de la cuenca, así como la reforestación de 20 hectáreas del Teusacá”, explicó Prieto.

 

Iniciativas ciudadanas para recuperar la cuenca

 

Varios habitantes de la cuenca del río Teusacá trabajan en su recuperación. Por ejemplo, en la parte alta de la vereda El Verjón, en Bogotá, un grupo de lecheros ha reforestado cerca de 400 hectáreas, con 2.000 árboles nativos. Mientras que el acueducto Progresar sostiene un programa de vigías ambientales, que realizan siembra de árboles y talleres de concientización a los habitantes de los municipios para cuidar los afluentes hídricos. También realizan conteo de especies de anfibios, entre otras acciones.

Autor:

 

Encuentre en Red de Árboles

noticias del medio ambiente en Colombia

Apoyemos al medio ambiente, apoyemos al planeta, es hora de sembrar!