MARTES

05

Jul...

Protección de bosques

8 de cada 100 Epífitas mueren al año en nuestros bosques

No solo muere el bosque cuando pierde sus árboles.

Estudio encontró alta mortalidad en un tipo de plantas que no solo le confieren gran diversidad sino que son de importancia científica y económica.

 

En un artículo en el Journal of Ecology, científicos de la Universidad Nacional de Medellín y la Corporación para las Investigaciones Biológicas reportaron una alta tasa de mortalidad en epífitas vasculares en los bosques de Antioquia: 8 de cada 100 mueren al año, una tasa más alta que la de los árboles y otros componentes boscosos.

 

Un dato llamativo si se considera que en los bosques antioqueños 20 % de las plantas vasculares registradas son epífitas, plantas que pueden representar 50 % de la vegetación vascular.

 

El estudio se hizo en 9 parcelas de una hectárea cada una, en distintos puntos de Antioquia en su mayoría, en las cuales se hizo seguimiento a 4.247 individuos en 116 árboles hospederos.

 

Las epífitas son plantas que crecen sobre otro vegetal, como árboles, usándolo solo como soporte, pero no son parásitas, sacando ventaja de la luz en ambientes densos. Muchas de las orquídeas conocidas son epífitas así como las bromelias, ambas con gran diversidad.

 

Las razones

 

Daniel Zuleta, Ana María Benavides y Álvaro Duque, tres de los investigadores, explicaron a EL COLOMBIANO que “en nuestro estudio mostramos desde un punto de vista observacional, que la evapotranspiración es un factor determinante en el modelo de mortalidad de epífitas. Así, las pueden afectar los incrementos en la evapotranspiración predichos como consecuencia del cambio climático”.

 

La evapotranspiración (pérdida de agua por la transpiración) puede afectarlas directamente mediante la desecación de sus tejidos o indirectamente mediante la desecación de las ramas o árboles sobre las que se hospedan, promoviendo su eventual caída.

 

“Aunque algunos estudios sugieren que los cambios en temperatura también pueden tener efectos adversos para las epífitas, esta relación aún carece de enfoques experimentales a diferentes escalas y en diferentes especies que permitan concluirlo”.

 

Para ellos, aunque el cambio climático y en particular el calentamiento global afectará la persistencia de epífitas, lo que las afecta más es la pérdida del bosque.

 

A este paso, “para que los bosques conserven la abundancia y riqueza de estas plantas deben llegar muchos propágulos (semillas) y establecerse”. Pero no es así, de acuerdo con los investigadores.

 

A partir de los resultados obtenidos se vislumbra que ante la deforestación y fragmentación de los bosques las fuentes de semillas podrían disminuir y por lo tanto los bosques presentarán menos abundancia de epífitas.

 

La mortalidad fue más alta en los sitios con menor humedad (neblina y precipitación), pero el proceso opera en distintas escalas. Las parcelas estudiadas están entre los 60 y los 2.900 metros de altura.

Autor:

 

Encuentre en Red de Árboles

noticias del medio ambiente en Colombia

Apoyemos al medio ambiente, apoyemos al planeta, es hora de sembrar!